Los rostros de la sequía: sobrevivir sin una gota de agua