Adiós a las tormentas pero no al calor