Sin hogar: a 40ºC y viviendo al raso